Poblenou

Sus límites son el mar Mediterráneo al este, Pere IV y Avda. Diagonal al oeste, calle Ávila al sur y Bac de Roda al norte.

Es el núcleo de la conglomeración de barrios que forman lo que siempre ha sido el Poblenou (ahora repartido en varios), la parte principal y también la más habitada, en su mayoría por gente obrera.

                        

Conserva un ambiente muy popular, especialmente alrededor de la Rambla. Muchos de sus edificios son de principio de siglo XX y en los límites del barrio nos presenta ese aspecto, mitad polígono industrial mitad zona residencial, que caracteriza a los barrios adyacentes.

La parte situada justo por debajo de la Diagonal, cambia radicalmente de aspecto ya que está afectada por el proyecto 22@.

 

Curiosidades:

- La zona que ocupa este barrio, antiguamente se denominaba barrio del Taulat, y todavía más siglos atrás era una zona pantanosa llena de lagunas. Debido a esta situación privilegiada por la abundancia de agua, se formaron los primeros prados de indianas durante el siglo XVIII, para más adelante llenarse de industrias de todo tipo que le conferirían el pseudónimo de “Manchester catalán”.

- En el barrio de Poblenou y los de alrededor, es donde más vas a encontrar una característica muy común en la ciudad, que es la presencia de chimeneas rescatadas de antiguas fábricas demolidas y que se han conservado con fines estéticos y de conservación de patrimonio testigo de un pasado muy industrial.

- El cementerio de Poblenou, situado en la calle Taulat nº 2, fue el primero que se construyó en la ciudad, concretamente se inauguró en 1775 (no sé quien debió tener el honor y el placer de inaugurarlo, pero no creo que lo pudiese contar…).

Es un clásico de la ciudad.

Durante sus casi dos siglos y medio de historia, ha sufrido varias reformas (incluso fue destruido por las tropas de Napoleón, que me pregunto yo para qué carajo destruyen un cementerio en lugar de ocuparse de los vivos) y en él se nota la mano y el estilo de varios arquitectos de diferentes épocas, con bonitas esculturas y lápidas que atendían a las peticiones de la alta burguesía, pretenciosa por querer hacer gala de sus ostentaciones y buen gusto incluso cuando ya les hubieran dado el finiquito.

- En el cementerio, aparte de tener como perennes inquilinos algunos personajes famosillos e ilustres como José Luís de Villalonga, Mary Sentpere o Narcís Oller entre otros, destaca por curiosa la tumba de un chico del barrio, fallecido en 1899 a los 22 años, Francesc Canals i Ambrós, más conocido como el Santet, que aunque era un personaje anónimo, dependiente de una tienda, gozaba de gran popularidad en el barrio por su bondad y su entrega al prójimo, y se decía que predecía el futuro y llegó a anunciar su muerte con acierto. Una vez enterrado, corrió la creencia de que desde el hoyo obraba milagros y la gente le cogió el gustillo a depositar sobre su tumba, flores, estampitas de santos, fotografías, figuras religiosas varias y muchos otros objetos de culto. Todavía hoy está viva la leyenda y hay quien acude a pedirle ayuda, por lo que su tumba se puede distinguir fácilmente.

     

- La primera telenovela catalana se llamaba Poblenou, y narraba las peripecias y los problemas cotidianos de una serie de gente ficticia del barrio. Se transmitió durante los años 90 en TV3 (televisión autonómica catalana), y después pasó a emitirse a nivel estatal cambiando el nombre por “Los mejores años”.

- En la calle Taulat casi tocando a Sant Francesc, hay un bar llamado La Licorería que tiene un loro disecado. Este loro en su tiempo estuvo vivo (elemental…), vivió en la licorería y era un cachondo. Aprendió a imitar el silbato que emitía el tranvía que paraba justo delante para anunciar su partida, provocando que más de un cliente tuviese que salir precipitadamente dejando el café a medias para no perder el tranvía que en realidad todavía no iba a salir.

Lo más destacado:

- La Rambla del Poblenou: una rambla muy apañaíca donde se concentra la mayor parte de la vida del barrio y que conserva un aire muy popular que no distará demasiado de lo que fue hace muchos años atrás.

                              

- Platja del Bogatell: la playa que queda a esa altura. Como todas las de Barcelona, sin ser el Caribe, está bien cuidada y decente para pertenecer a una gran ciudad.

                       

Restaurantes:

- La Pubilla del Taulat: Marià Aguiló, 131. Una taberna del siglo XIX donde podrás degustar buenas tapas y cerveza en un ambiente de barrio.

 La tavernícola: entrañable rincón del poblenou donde tienen buenos vinos y comida argentina muy bien cocinada. En la calle Roc Boronat, 70, donde antes estaba el clásico restaurante Teresa. Buena relación calidad precio, entre 30 o 40 euros barba.

- Bar trebol: Pujades, 221. Tapas de todo tipo: bravas, sepia, gambas, lacon, embutidos, etc. buenísimo y en cantidades abundantes. Si te pides varios platos distintos no te los acabas ni que seas primo lejano de Carpanta. La relación calidad precio muy buena.

Metros: Poblenou, Llacuna (ambos línea amarilla). Trambesós.